Páginas

6 de febrero de 2012

Cartas a un joven poeta. Rainer Maria Rilke



 Hace dos veranos una persona muy especial me regaló un pequeño libro al que no di importancia. Más bien, lo dejé arrinconado. No entendía que tenía de especial: si no era de música!! 
¿Por qué este libro y no otro? ¿Qué significa que alguien te regale “Cartas a un joven poeta”?
Pues bien, en vez de leerlo….

Gracias al  proyecto del blog, fue el primero en caer en mis manos. Esta vez abierto. Y solo entonces entendí que significaba todo.

Es un libro sencillo, amable, muy corto. Un joven llamado Franz Xaver Kappus pide opinión al poeta Rainer Maria Rilke sobre los versos que escribe. Se trata de 10 cartas que se suceden entre los años 1903 y 1908. En ellas Rilke reflexiona sobre el amor, la soledad, la tristeza y la búsqueda de uno mismo.

Puede parecer que entrar en la intimidad de unas cartas tan personales no tiene ningún interés, que la cosa no va con nosotros, que tratarán asuntos que nada tienen que ver con nuestras preocupaciones. Pero se produce enseguida una empatía total con el joven del libro. Parece que el autor te habla a ti mismo, que se refiere a tus problemas, a tus miedos. Y entonces, es cuando recuerdas que la persona que te lo ha regalado, quizá sea la que realmente te esta hablando.
“Ahora bien, si en su evolución sufre alguna molestia, piense que la enfermedad es el medio gracias al cual el organismo se separa de lo que le es extraño; se necesita, entonces, ayudarlo a estar enfermo, a hacer que sufra toda la enfermedad, a hacer que estalle. Así hará progresos e irá hacia delante.”
Cada vez que lo lees, descubres cosas nuevas que en otras ocasiones no te han llamado la atención. Dentro de unos años volveré a leerlo y a ver que sucede. De momento me queda la tarea de pensar en alguien a quien regalarlo. Y tú, ¿a quién se lo regalarías?

Para acabar, la repuesta de Rilke a los miedos y temores del joven poeta a escribir....
“Usted me pregunta si sus versos son buenos. Me lo pregunta a mí y antes se lo ha preguntado a otros. Pues bien (ya que me autoriza a darle consejo), le ruego que deje todo esto. Nadie le puede dar consejo, nadie le puede ayudar, nadie. Sólo hay un medio. Camine hacia usted mismo.”

l.u.

4 comentarios:

  1. ¡Muchas gracias por tu comentario!
    Qué suerte que te lo regalaran. Yo lo descubrí porque me lo mandaron en la universidad. La mejor lectura que me han podido mandar.

    Un saludo,

    Álvaro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Álvaro por entrar en el blog.
      Si no te parece mal, te incluyo en mi lista de blogs interesantes para que mis lectores puedan acceder a tu maravillosa página.
      Una saludo!

      Eliminar
  2. A tu pregunta a quién se lo regalaría la cuestión tiene miga, creo que mis conocidos tendrían problemas para saber quien es Rilke.
    Yo lo he leído ya madurito y pienso que de haberlo hecho siendo un jovenzuelo no lo habría disfrutado ni la décima parte de lo que lo hice hace tan poco tiempo, yo lo pondría entre los libros obligatorios a leer en tu vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo, es una joya, un libro delicioso con el que es fácil empatizar.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar